ARPAS: Fórmula presidencial de ARENA debe pedir perdón por la participación de d´Aubuisson en asesinato de Mons. Romero

Por Redacción UH

La Asociación de Radiodifusión Participativa de El Salvador (ARPAS), exigió a la fórmula presidencial de ARENA, integrada por el aspirante a presidente, Carlos Calleja, y la candidata a vicepresidenta, Carmen Aída Lazo, a pedir perdón por la participación del fundador del partido en el magnicidio de monseñor Óscar Arnulfo Romero.

ARPAS también pidió lo mismo a los altos dirigentes de ARENA y en general de las familias oligárquicas que financiaron los escuadrones de la muerte, ya que ellos “armaron la mano del asesino” de San Óscar Arnulfo Romero, elevado a los altares el pasado 14 de octubre.

“Exijamos, pues, que los representantes del partido ARENA y los integrantes de su fórmula presidencial pidan perdón por la participación de su fundador Roberto d´Aubuisson en el magnicidio de Romero. Hasta ahora, la alta dirigencia arenera y sus candidatos (Carlos Calleja y Carmen Aída Lazo) insisten en negar la autoría d´abuissoniana del horrendo crimen”, afirma ARPAS en su nota editorial de este 1 de noviembre.

“Demandemos también que pidan perdón las familias oligárquicas que financiaron a los escuadrones de la muerte de d´Aubuisson y son los autores intelectuales del asesinato de Romero, pues -como estableció la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano- fueron ellas las que “armaron la mano del asesino”, agrega.

ARPAS también hizo un llamado a los propietarios de los periódicos El Diario de Hoy, La Prensa Gráfica y Telecorporación Salvadoreña, Enrique Altamirano, Roberto Dutriz y Boris Ezerski, respectivamente, a que pidan perdón por las difamaciones y calumnias que publicaron contra San Óscar Arnulfo Romero.

La exigencia de ARPAS tiene a la base el perdón que, en nombre de la Iglesia Católica, pidió públicamente el pasado domingo, el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, por todos los obispos, sacerdotes y laicos que difamaron y atacaron el ministerio apostólico de monseñor Romero.

Comentarios

comentarios