#EditorialUH: Locura es votar por los mismos de siempre, no por la esperanza

Por Redacción UH

Decía Einstein que locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados distintos. Por eso es que la locura no es votar por alguien nuevo, por alguien que ha hecho las cosas diferentes. Locura sería votar por los que nos llevaron a una guerra civil, por los que nos privatizaron, por los que se hicieron ricos a costa de los más pobres, por los que dejaron que las pandillas crecieran y se hicieran fuerte.

El PCN llegó al poder en 1962, el PDC en 1984 y ARENA en 1989. Es decir, casi 5 décadas consecutivas de partidos de derecha. En el 2009, Mauricio Funes y el FMLN nos vendieron la idea de que iba ser diferente con la izquierda. Nada de eso pasó. Durante casi 60 años, es decir 4 generaciones de salvadoreños, las cúpulas de los partidos nos hicieron creer que era un problema de ideologías, nos dividieron como salvadoreños para dejarles el paso libre a ellos.

Los salvadoreños ya no estamos divididos entre derechas e izquierdas. Ahora estamos divididos entre unos que queremos una CICIES que ponga en la cárcel a los corruptos y entre los que se oponen a ella y quieren que la corrupción siga desangrando al país. Estamos divididos entre los que hundieron al país en la pobreza y la violencia y entre aquellos que creemos que El Salvador puede brillar como el recuperado Centro Histórico de El Salvador. Estamos divididos entre los que se dicen cristianos pero financian campañas de odio (y que mataron a Monseñor Romero), y entre los que somos cristianos y creemos en la esperanza.

Decía Einstein que locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados distintos. Por eso es que la locura no es votar por alguien nuevo, por alguien que ha hecho las cosas diferentes. Locura sería votar por los que nos llevaron a una guerra civil. Locura sería votar por lo que nos privatizaron. Locura sería votar por los que se hicieron ricos a costa de los más pobres. Locura sería votar por los que dejaron que las pandillas crecieran y se hicieran fuerte.

Para un país diferente, la única ruta es votar diferente. Porque Locura es votar por los mismos de siempre, no por la esperanza.

Comentarios

comentarios