Corrupción en el Triángulo Norte

Por Redacción UH

La corrupción, igual que el tráfico de drogas y el crimen organizado, sigue siendo uno de los delitos que más golpea a los empobrecidos países del llamado Triángulo Norte de Centroamérica,  integrado por Guatemala, Honduras y El Salvador, y cuyos daños los sufre con mayor fuerza la población de escasos recursos económicos, ya que al final es la que no recibe los beneficios de impuestos, de los cuales una buena parte va a parar a los bolsillos de funcionarios corruptos.

Sin embargo las autoridades, sobre todo las Fiscalías de los tres países hacen lo que está a su alcance para luchar contra este mounstro de mil cabezas que mantiene sumidos en la extrema pobreza a la mayoría de habitantes de las tres naciones.

En Honduras, en los últimos días al menos 19 corruptos, entre diputados y funcionarios del Ejecutivo fueron arrestados como parte del caso «Pandora», investigado por el Ministerio Público con la ayuda de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad de Honduras (Maccih).

Entre los detenidos están el expresidenciable y actual diputado liberal Elvin Santos.  También a los diputados nacionalistas José Celín Discua Elvir y Rodolfo Irías Navas y otros servidores públicos, entre ellos el exsecretario de finanzas William Chong Wong. Ellos comparecerán a la audiencia inicial el 25 de julio.

Todos formaban una amplia red de corrupción que se habría enriquecido ilícitamente con millones de dólares, por medio de sus influencias y aprovechándose de sus cargos públicos.

En total el caso involucra a por lo menos 38 funcionarios, sobre los que pesan los delitos de abuso de autoridad, fraude, malversación de fondos, lavado de activos, falsificación y uso de documentos públicos en perjuicio de la administración pública, de la fe pública y la economía del Estado de Honduras.

Este lunes también se conoció que el expresidente del Congreso de Guatemala Luis Rabbé, prófugo de la Justicia desde agosto de 2016 por varios delitos de corrupción, fue arrestado en México.

“Podemos informar que hemos recibido la información oficial de Interpol sobre la detención de Luis Rabbé en Monterrey, México. El proceso a continuación corresponde directamente a las autoridades mexicanas”, dijo la portavoz del Ministerio Público, Julia Barrera.

Según las investigaciones, Rabbé, quien presidió el Parlamento guatemalteco en el período 2015-2016, está acusado de los delitos de abuso de autoridad, nombramientos ilegales y peculado por su supuesta participación en un caso de plazas fantasmas.

De acuerdo al Ministerio Público, el expresidente del Congreso habría autorizado más de 200 plazas fantasmas cada una con salarios de alrededor de tres mil dólares.

Rabbé está acusado de pertenecer a esta trama de corrupción, que operó entre 2014 y 2015 y en la que están implicadas unas 65 personas, entre diputados, exdiputados y particulares, señaladas de crear plazas ficticias.

El Salvador no es la excepción. El más reciente caso de corrupción es el denominado Saqueo Público, en el que según la Fiscalía el principal sospechoso es el expresidente Mauricio Funes, y contra quien se liberó la orden de captura internacional.

Sin embargo, a la fecha, la Policía Internacional (Interpol) aún no ha girado la orden de captura del exmandatario, que permanece asilado en Nicaragua. Funes es acusado de haber desviado más de 351 millones de dólares de fondos públicos, mediante una sofisticada red integrada por sus exparejas, exfuncionarios y exempleados de Casa Presidencial.

Antes de Funes, también el exmandatario Elías Antonio Saca fue investigado por la Fiscalía General de la República, y actualmente guarda prisión, mientras continúan las investigaciones para determinar el paradero de más de 240 millones de dólares que habría desviado de la partida secreta de Casa Presidencial.

Comentarios

comentarios