Un ejemplo de honestidad

Por Redacción UH

«La honestidad es tan escasa últimamente,  especialmente ausente en nuestros gobernantes pero presente en un empleado sencillo de una gasolinera que siempre he preferido por su honestidad y buen trato debía decirlo y aquí lo hago...» publicó un usuario en redes sociales.

«Hace unos días fui poner gasolina a Texaco los Hongos, andaba en producción puse combustible y me fui apurado, unos días después volví a pasar y se me acerca uno de los empleados y me dice que la vez anterior me fui sin mi vuelto, que ellos lo habían entregado y me habían hecho un vale por la cantidad para cuando yo volviera, ese día solo pague el complemento» relató. 

La historia se ha vuelto viral en redes sociales resaltando la honestidad de este salvadoreño digna de imitar.

 

texaco

Comentarios

comentarios